Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Leer] Reglas del Foro "The Fallen City"
Lun Ago 15, 2016 6:17 pm por Kentaro D.

» Onceu pon a bith [Elite]
Lun Nov 17, 2014 7:12 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 3:03 pm por Invitado

» "Accademia di Cielo Confirmación de Afiliación "
Vie Jul 25, 2014 6:46 pm por Invitado

» Hera World {Élite}
Vie Jul 25, 2014 3:54 pm por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Lun Jul 21, 2014 8:23 am por Invitado

» Dos caminos destinados a cruzarse : ¿Daras alas al caido? O ¿Seras el que sane este corazon quebrado? [Michael]
Jue Jul 17, 2014 11:02 am por Invitado

» Espectros del rojo [Priv.Beatrix]
Dom Jul 13, 2014 12:53 pm por Beatrix Valdemar

» Casualidad o Ironia [Libre]
Sáb Jul 12, 2014 9:43 pm por Anette Westenra

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Jue Ene 16, 2014 1:45 am.



kdjdfkfdjfkdjfdfkdjfdskfdsjfdskfdsljfdkfdjkdsl
Bleach: Shadow Of Seireitei Crear foro
Lacim Tenebris
Sphaera Region pandoralovers
Twitter del foro

La tragedia de las dos Reinas [Privado Lilith]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La tragedia de las dos Reinas [Privado Lilith]

Mensaje por Abaddon el Sáb Mar 08, 2014 1:17 am

La vida de los mortales es tan insignificante, pero había algo que Abaddon podria llegar a envidiar de cierta manera, y era su forma de existir con adrenalina en cada segundo, después de todo ellos gozaban de aquel regalo divino llamado muerte, aun no captaba por qué le temían tanto, aquello era tan fascinante, en cualquier momento su visita te podía robar el aliento (literalmente) para conducirte a un viaje de placer, o a la más oscura de las batallas... Así se mantenía el pensamiento de Abaddon mientras jugaba con una pequeña flama azul entre sus dedos, contrastando con el rojo carmesí de sus ojos que reflejaban cansancio y aburrimiento.

A pesar de aun permanecer con su terrible poder adormecido, percibía cada criatura viva, muerta o que se encontraba atrapada en el limbo, de entre todas aquellas trágicas historias una era la que inmediatamente causo una media sonrisa, tintada de algo siniestro, mientras miraba cientos de relojes que adornaban la enorme biblioteca vieja y empolvada. -Ve y tráela ante mi, Alighiero- Dijo con severidad mientras miraba hacia la nada, y tras de ella una llamarada de color verde escapaba entre el enorme ventanal, extinguiéndose en el rojo cielo del patio trasero de aquel complejo tétrico.


En la tierra, aquel lugar salvaje y errático, buscando con insaciable deseo hasta localizar a su personaje de interés, Alighiero buscaba a su preciosa victima, aquella inocente niña de blanca piel y labios tan rojos como el flegetonte, cabellos negros como el humo de los volcanes en el abismo, una obra de arte perfectamente encantadora, Lilith se llamaba, y cómo olvidar ese nombre, oh pobre y dulce princesa corrompida, conoció el amor, la traición y el amargo sabor del destierro, una historia tan trágica que no pasaba desapercibida por la verdadera madre y reina del Underworld. -Lilith- Se escucho una voz masculina, profunda y suave. -Abaddon te llama- se limito a decir mientras la rodeaba de una manera delicada, sin ser agresivo, aquel que la invitaba era Alighiero uno de los tres "Hijos" de Abaddon, que aun sin revelar su forma, más que la de un humo ligero de aroma a incienso de jazmín trato de persuadir a Lilith.

Tras aquello un portal se abrió, de humo negro tan espeso que no dejaba que un solo rayo de luz le atravesara se abrió, del otro lado, cientos, miles de faros! con un mar calmo estaban dibujados como en un lienzo, con su cielo rojo y estrellas azules, no importaba a que puerta entrara en aquel mundo de ensueño, todos le conducirían ante Abaddon, que por su lado, se encontraba sentada en su trono de la sala principal del palacio, preparada para recibir a su afortunada invitada. Vino, frutos, tiras de seda blanca y roja que caían desde el techo como vaporosas nubes, el escenario único para recibir a la ex consorte de Lucifer.


▓▒░░A N T A R E S░░▒▓


avatar
Abaddon
Realeza Infernal / Abismo
Realeza Infernal / Abismo

Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 23/12/2013
Localización : En el Abismo

Ver perfil de usuario http://usmevdesti.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La tragedia de las dos Reinas [Privado Lilith]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 10, 2014 5:08 pm

En las tinieblas de la noche me encontraba rondando como un espectro aunque realmente no estaba caminando. Mi cuerpo yacía sentado en la azotea de un edificio, escondido de cualquier peligro pues al ser la reina de la noche, podía cubrirme bien al menos para lo que iba a hacer. Usando las sombras y mi poder, revisaba los alrededores en busca de algo entretenido que hacer o a quien maldecir con alguno de mis juegos. a lo mejor causar alguna orgía o que se yo. Cualquier cosa degenerada me gustaría y mas si sufrían hombres o mujeres al parejo.  Esa "tranquilidad" se esfumo cuando note algo y me force a regresar a mi cuerpo. Pensé primero que seria alguno de mis hijos que venia a pedirme algo, en especial Samael que solo me buscaba cuando necesitaba ayuda o cierta información. Despierto de golpe tan pronto como la sombra de mi ser se une a la vasija que tome como cuerpo. Abrí los ojos de golpe pero me relaje después justo cuando escuche una voz detrás de mi llamándome. Me sentía agotada por el proceso de transe pero no me mostré débil. Escuche a ese hombre y sonreí de lado para girarme y ver al individuo- Ah, si? Vaya, dile que mejor me venga a visitar y tomamos un te por algún lugar de aquí...- comente con aparente inocencia y de pronto solté un falso suspiro como si de verdad hubiera olvidado cierto detalle- Ah, cierto no puede porque esta sellada...ay pobrecita y tonta de mi por no recordarlo...- me llevo una mano a la mejilla como si de verdad me doliera su situación y sonreí de forma encantadora, girándome por completo para ver al servant de la reina del abismo.

Me tomaba por sorpresa que un rey  me hablara después de la mala fama que me cargaba aunque ahora que lo pensaba no es que todo mundo quisiera a Lucifer, no era precisamente muy agradable que digamos. Posiblemente querrían mis favores pues si para algo era yo buena era para pasar información ,pero no lo haría por dadivosa, tenia también mis intereses. Sin embargo no me dio tiempo de decir si o no pues la persona me rodeo y en menos de lo esperado me sentí un poco extraña.

Ah, reyes son reyes y aun cuando sean "cordiales" son imperativos quieran o no. El portal se abrió delante de nosotros y solo accedí por el fuerte aroma aunque igual de todas formas tenia interés en hablar con dicha reina. Como dije antes tenia motivos para hacerlo. También me sorprendía lo fácil que era de localizar, bueno no es que me escondiera mucho ademas era famosa y ese era el precio. Bueno al menos era famosa con los demonios de altos rangos. Mas profundo que eso era el portal que mostraba diferentes escenarios. No espere mas y entre junto a la persona. Al principio creí que seria una broma de mal gusto por tanto misterio e incluso que era una trampa pero pude reconocer el aire del Abismo pues después de haber traicionado a Lucifer, vague mucho tiempo por el inframundo y todos los alrededores. Para muchos dirían que el abismo es la peor parte pero en si opinaba que Abaddon tenia demasiado buen gusto y que el sitio era aun mas bello pese a la mala fama que tiene con los mortales. Bueno igual podía cambiar de opinión dependiendo lo que me motivara.

El sirviente me condujo y no había mucho que caminar porque no importaba como, nos dirigió directamente con Abaddon quien estaba en su trono. No cabía duda que era la sala principal del palacio sangriento. Observe la decoración y a la reina de forma divertida sonreí y me cruce de brazos.
- Vaya...pese a tu enclaustramiento veo que no has perdido tu estilo Abaddon, querida mía...- comente a forma de cumplido sin dejar de sonreír de forma ladina. Llevo un dedo a mis labios y lo delineo aun viendo a la mujer de cabellos de fuego.- Ah, sin duda ha pasado mucho tiempo pero veo que.... te la pasas bien aquí. - observo otra vez la decoración y la mesa y camino por el sitio, mis movimientos son sutiles pero veo que la persona que me trajo tiene los ojos puestos sobre mi. No me incomoda pero también lo veo en consideración. aquí no tengo influencia ni siquiera para usar mis sombras así que si estoy en desventaja. Pese a ese problema, me mantengo serena y cuido mis pasos. Dejo de mirar de reojo a dicho sujeto y regreso mi atención a la glamourosa reina.- Ais, cariño de haber sabido que me recibirías así me habría puesto algo mas adecuado para la situación.- comente y alise mi falda de colegiala aunque honestamente me importaba poco. Me gustaba este atuendo. Ademas, no es que me dieran mucho tiempo para prepararme.

Me acerque hasta su trono y sin esperarme me senté en el posabrazos de este para estar cerca de la reina. Tome mi cabello y jugué sin verle pretendiendo que estaba muy entretenida con este. Después de jugar le mire de reojo y de forma sugerente mas me mantuve al margen pues según yo seria perversa pero fui creada para que me atrajeran las figuras masculinas. De igual forma, dejando atrás eso, después de mi silencio sepulcral hable como si nada.
- Y bien, querida Abaddon...dime, para que soy buena? dudo que me hayas llamado para solo pasar el rato...- hago una pausa y le miro a los ojos.- Hablemos directo y claro amore...-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La tragedia de las dos Reinas [Privado Lilith]

Mensaje por Abaddon el Mar Abr 15, 2014 11:21 pm

Oh Lilith, aquel ser tan peculiar, a veces los espectáculos que ofrecía podían llegar a ser tan gratificantes, una especie de bufón para su alteza, sin en cambio las cosas ahora no estaban en pro de ser tomadas con un afán de burla siniestra; como siempre tan irónica y soberbia, de vez en cuando podría merecer una debida lección de modales, era claro que Lucifer tenia un buen gusto con las mujeres, aun que con respecto a la calaña de las mismas Abaddon prefería guardar silencio, probablemente Cleopatra y Semiramis habían aprendido demasiado bien de quien fuera su maestra, no en vano imperios cayeron a sus pies, y los hombres que al parecer pensaban más con su órgano sexual que con la astucia de un zorro, se calcinaban de lujuria. La mujer de mirada rubi no expreso más de lo debido sus ojos eran tan filosos como siempre, su cuerpo perfectamente acomodado sobre el opaco trono de hierro que se alzaba de manera imponente; si, era verdad, toda su gloria sellada, aun que si bien lo deseaba podría calcinar a Lilith para su insana diversión las veces que degustara.

-Sabes como me agradan las cosas-

Susurro en manera seca como era de esperarse, mientras tanto a su lado, el espeso humo que había conducido a Lilith directamente a la residencia del rey ahora se posaba a su lado materializando a un dragón, claramente no en todo su tamaño, pero podía fácilmente abarcar a ambas mujeres, mientras colocaba su cabeza para descansarla sobre las piernas de su madre, que con suaves caricias calmaba sus instintos salvajes y destructivos, con un chasquido de sus dedos sus humildes sirvientes servían las respectivas bebidas. -Solo quiero saber si te has vuelto un ente libre, o aun permaneces fiel a tus votos con Lucifer- Claramente aquel tono continuaba frió, sin aparente interés pero una clara intención de calar de forma ardiente sobre las carnes de Lilith, con cuidado se levanto de su lugar para caminar hasta donde su contertulio, sus pasos cual felino al asecho; no era de sorprender que Abaddon era dominante en todo sentido, a pesar de su delicada apariencia, la madre del Underworld era una fuerza totalmente salvaje.

-Una reina debería estar sobre el trono vació que ha dejado su rey.

Abaddon se poso detrás de Lilith, su presencia asfixiante causaba un ambiente turbio en la sala, mientras las telas de fina seda se mecían en una danza ligera, las manos de la pelirroja se posaron sobre el respaldar mientras suavemente acariciaban el mismo de arriba hacia abajo asechando cautelosamente a la ex consorte del traidor, su cuerpo se inclino hacia adelante y al frente, hasta que con su diestra tomaba la de Lilith, dejando expuesto su dorso, aquel juego daba comienzo, los labios carmesí de Abaddon se pusieron sobre el oído de aquella criatura oscura, un movimiento en falso y de manera fatal y aquellos ojos podían acariciar las tinieblas de lo que había detrás del velo de la muerte, pero no, Abaddon no deseaba lastimarla... claro mientras ella no hiciera algo estúpido.

El brazo libre del rey rodeo la cintura de Lilith subiendo desde su vientre, abdomen, esternón hasta su vulnerable cuello, sintiendo con la yema de sus dedos la sangre que corría ferviente por su yugular, mientras de sus labios escapaban ligeros susurros seductores. -Sigues siendo tal y como te recordaba, la sangre te hierve con la incauta idea de darle muerte con tus manos a ese traidor- El calor de la respiración de Abaddon chocaba contra la piel blanca de Lilith, podía morderla, sentir su sangre bañándole los labios de manera cálida, podía hacer tantas cosas con ella, cual muñeca a su merced, podía simple y llanamente porque era el Rey. No le incomodaba en lo más mínimo aquel acercamiento que invadía el espacio personal de la mujer, infringiendo más fuerza sobre la vena más vulnerable de aquel largo cuello, podía que el poder de Abaddon estuviera parcialmente sellado, pero aun era lo suficientemente grande, como para doblegar hasta un Arcangel, que más no podría hacer aquella mujer subversiva.

OFF:
Primero que nada una disculpa por la demora pero estuve en parciales y luego llegaron las vacaciones todo un caos xD... Espero que la actitud indiferente y acosadora x100 de mi PJ no te moleste LOL pero eres lilith, eres lujuriosa, ya sabes hay que adaptarse a los personajes...

Nota extra: Qué hacen aquí chismosos?! Shu, Shu!


▓▒░░A N T A R E S░░▒▓


avatar
Abaddon
Realeza Infernal / Abismo
Realeza Infernal / Abismo

Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 23/12/2013
Localización : En el Abismo

Ver perfil de usuario http://usmevdesti.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La tragedia de las dos Reinas [Privado Lilith]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.