Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Leer] Reglas del Foro "The Fallen City"
Lun Ago 15, 2016 6:17 pm por Kentaro D.

» Onceu pon a bith [Elite]
Lun Nov 17, 2014 7:12 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 3:03 pm por Invitado

» "Accademia di Cielo Confirmación de Afiliación "
Vie Jul 25, 2014 6:46 pm por Invitado

» Hera World {Élite}
Vie Jul 25, 2014 3:54 pm por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Lun Jul 21, 2014 8:23 am por Invitado

» Dos caminos destinados a cruzarse : ¿Daras alas al caido? O ¿Seras el que sane este corazon quebrado? [Michael]
Jue Jul 17, 2014 11:02 am por Invitado

» Espectros del rojo [Priv.Beatrix]
Dom Jul 13, 2014 12:53 pm por Beatrix Valdemar

» Casualidad o Ironia [Libre]
Sáb Jul 12, 2014 9:43 pm por Anette Westenra

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Jue Ene 16, 2014 1:45 am.



kdjdfkfdjfkdjfdfkdjfdskfdsjfdskfdsljfdkfdjkdsl
Bleach: Shadow Of Seireitei Crear foro
Lacim Tenebris
Sphaera Region pandoralovers
Twitter del foro

La dama que degusta el veneno [Priv. Abaddon]

Ir abajo

La dama que degusta el veneno [Priv. Abaddon]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 14, 2014 2:27 am



¿Son conscientes las personas comunes del significado original del dolor? ¿O simplemente sus vidas son patéticas y llenas de deseos mundanos? El Infierno, conocido por medio de miles de escrituras, todas detallando un submundo de desesperación y sufrimiento sin fin llevados por la mano del “hombre” que se reveló contra Dios y sus dictámenes.


Personas ingenuas que creen en el mando del Rey del Infierno, Lucifer, sin saber que en un agujero más profundo el poder aún sigue fluyendo, bajo la mano de esa mujer. Desde tiempos inmemoriales el Underworld ha sido dominado por grandes poderes, cada uno se opone al otro, trayendo consigo el choque de intereses entre sus Reyes. Un desperdicio de tiempo desde mi punto de vista.


En lo que a mí respecta los Reyes del Infierno pueden hacerse pedazos entre ellos, pero eso conllevaría a la destrucción de lo que conocemos como “hogar”.  ¿De qué lado estar? Esa es la pregunta que no tiene una respuesta, y no la tendrá en mucho tiempo.


El abismo, lugar sin luz alguna más que la de las fogatas avivadas con la carne de las presas, un lugar digno de quien lo gobierna. Había esperado ansiosamente el momento de poder hablar nuevamente con aquella mujer de cabellos color sangre y como era de suponer no podría hacerlo en ese castillo atiborrado de bestias salvajes ya que Lucifer siempre está espiándonos a todos, como un juego enfermizo. Algún fetiche quizás, al final era tan degenerado como un demonio de bajo nivel.  Anduve sin descanso por aquellos senderos de tierra infértil, rodeado de montañas y lagunas pequeñas de sangre que hervían provenientes de lo más alto Infierno. El lugar pactado para la tertulia era el antiguo palacio de Abaddon, según sé este se destruyó al momento de sellar los inmensos poderes que poseía la dueña. Me encontraba esperando en lo que antes era denominado “Jardín de los lamentos”, un lugar que no era adornado por plantas sino por cuerpos humanos mutilados, un gusto exquisito en decoración. El ambiente cambió de pronto, la misma oscuridad temía del poder que se aproximaba y supe que aquella sombra no era otra que Abaddon.  

- Es un placer poder contemplar tu figura nuevamente, Abaddon. – Comenté poniéndome de pie y mirando el aproximar de una enigmática mujer. - Debes disculpar que no me presente con mi forma real, pero no deseo que mi cabeza tenga un precio, ¿Tú entiendes, no es así?




Información adicional:
La pequeña de la imagen no es un segundo avatar o similar, tan solo es un personaje "X" para el tema en específico.