Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Leer] Reglas del Foro "The Fallen City"
Lun Ago 15, 2016 6:17 pm por Kentaro D.

» Onceu pon a bith [Elite]
Lun Nov 17, 2014 7:12 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 3:03 pm por Invitado

» "Accademia di Cielo Confirmación de Afiliación "
Vie Jul 25, 2014 6:46 pm por Invitado

» Hera World {Élite}
Vie Jul 25, 2014 3:54 pm por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Lun Jul 21, 2014 8:23 am por Invitado

» Dos caminos destinados a cruzarse : ¿Daras alas al caido? O ¿Seras el que sane este corazon quebrado? [Michael]
Jue Jul 17, 2014 11:02 am por Invitado

» Espectros del rojo [Priv.Beatrix]
Dom Jul 13, 2014 12:53 pm por Beatrix Valdemar

» Casualidad o Ironia [Libre]
Sáb Jul 12, 2014 9:43 pm por Anette Westenra

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Jue Ene 16, 2014 1:45 am.



kdjdfkfdjfkdjfdfkdjfdskfdsjfdskfdsljfdkfdjkdsl
Bleach: Shadow Of Seireitei Crear foro
Lacim Tenebris
Sphaera Region pandoralovers
Twitter del foro

Deliria [Privado]

Ir abajo

Deliria [Privado]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 25, 2013 8:34 pm

A veces simplemente es imposible negar los placeres de la vista terrenal. Los amplios paisajes naturales, las luces nocturnas y el amplio progreso de los vasallos mortales, que aunque débiles, son dueños de una creatividad innegable para crear nuevas tecnologías con los materiales a su alcance. Es entretenido observarlos trepar la cima del mundo cuando la esperanza embarga sus almas, y a partir de su pasión y deseo llegan a rozar el significado de "crear". Los seres terrenales son infinitamente débiles, sin embargo no puedo negar que su influencia es evidente, y sin ellos finalmente sería mucho más complicado considerar el mismo apocalipsis. La masa burda y estúpida guarda dentro de sí un poder fácilmente explotable, y vaya que me gusta ser el elegido para lograr eso mismo.

Las vistas del entorno terrenal tienen una belleza que no se escapa de mis ojos. No niego que en ocasiones disfruto sentir el viento jugueteando con mi cabello, o el cantar de algunos animales o incluso los licántropos. No lo niego, jamás llegaría a negarlo. Sin embargo...

Disfruto el roce carismático del viento, pero, más que nada lo disfruto en el frenesí de un huracán. Disfruto los paisajes que se posan frente a mis ojos a diario, pero en mi putrefacta alma estoy seguro de que más disfrutaría de la armoniosa melodía de la destrucción en manos de la orquesta del fuego sobre ellos, mientras de fondo se escuchan los gritos de desesperanza de los terrenales mientras su mundo se desmaya sobre sus cabezas. Ah...y por supuesto...la inteligencia de los seres es más agraciada cuando se mitiga bajo la manipulación, cuando se evidencia con pruebas contundentes que la razón no es más que un débil cristal, que ante el estímulo correcto con facilidad se quebranta por el resto de la eternidad. Cualquier bello vestigio de paz lo cambiaría con gusto por aquel de la destrucción, la destrucción de estos seres inferiores que de vez en cuando disfrutan de creer en sí mismos y en la inclemencia de sus razas.

Pero al final, cuando el juicio final llegue a este mundo, todos caerán con la misma fuerza. Y sus gritos...todos se perderán en el unísono de las masas De pronto una frase de mis pensamientos encuentra la manera de escapar de mis labios. Una frase honesta por primera vez luego de tiempo en que las palabras dejan de ser de Victoria, y pasan a ser de uno de los demás miembros de este mundo terrenal. El hombre que ahora se posa con sus brazos apoyados en el extremo del puente de Brooklyn, divisando con una mirada relativamente pacífica y una sonrisa apenas marcada el horizonte desvanecerse para de esa manera dar paso a la noche solo guarda parentesco con el jinete por apariencia, y nada más. Un político común y corriente a merced del demonio Belcebú, que vive y se regocija en su riqueza económica gracias a las palabras endulzadas que le dedica al mismo. Ningún parentesco guarda ese hombre de rubios cabellos y azulados orbes con el jinete, eso es hasta esta noche.

Podría guardar la fachada de un terrenal por el resto de mi vida y no requeriría demasiado esfuerzo, sin embargo, en ocasiones simplemente es necesario volver a mis raíces, recordar que soy el jinete de la Victoria; después de todo, la mente es débil y los recuerdos se hacen con el tiempo cada vez más irreales, y si no me recuerdo a mí mismo de mi naturaleza, puede que se desvanezca en el tiempo. Solo por esta noche, que espero con cierta expectativa una compañía esperada, que bien conoce mi verdadero ser, puedo atreverme a hablar como jinete, y no como humano.

Ah, las gracias del ocaso terrenalEnuncio tras suspiros, no desviando un segundo mi mirada del sol de tonos anaranjados que poco a poco se escapa de mi vista.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Death el Jue Dic 26, 2013 7:16 pm

El ocaso de los tiempos esta cerca, pero al igual tan lejos como siempre se ha previsto. Me puedo referir a estos sucesos como el medio día de los tiempos, porque yo diré cuando todo se acabara. No pretendo ser orgulloso ni mucho menos alguien que abuse de su poder o posición, solo no me interesa en lo mas mínimo el llamado “Apocalipsis”, es mas, puedo ser aquel que este en los textos bíblicos pero nunca me imagine que nombrarían mi llegada como algo previsto, ¿Quién les dio el reverendo permiso de hacerlo?, no pueden controlar mi esencia ni menos asimilar lo que les espera luego de verme, pero puedo asegurar que nunca me cansare del mundo humano. Puede que este destruido de manera completa, o quede una pequeña porción, pero ese reino lleno de débiles criaturas es el lugar perfecto para la experimentación y análisis de como las diferentes plagas pueden ser mortales, o acabar con personas de diferentes maneras y sobre esto cabe destacar que las variantes de una bacteria tienen efectos muy distintos en cada ser humano en cuestión de reproducirse, atacar y luego asesinar. ¿Se preguntarán desde cuando estoy en estos experimentos?, la respuesta nos lleva a Atenas, el amanecer de los tiempos humanos y de las gracias filosóficas, donde en plena guerra del Peloponeso puse a merced de las tierras una plaga que consistía en pequeñas fiebres que iban brotando por cada ser humano infectado, algo nuevo y que la medicina de ese tiempo no pudo curar del todo. Muchos murieron y padecieron el infierno a sus pies y cuerpo completo, miles de almas que gritaban cuando los llevaba en la punta de los dedos no se imaginaron el destino tétrico que tendrían.

La tierra era un destino siempre nostálgico para mi, aunque suene estúpido de mi parte decir tal cosa porque yo no poseo sentimientos, o al menos solo hacia mis hermanos e hijos. Nunca pensé que volvería a pisar esta masa de agua y arena entre otras cosas porque no tenia un trabajo que hacer, los arcángeles mantenían sus posiciones y el que esta encerrado no a dado señales de vida por lo que puedo ver, pero si ellos se mueven tampoco me importara en lo mas mínimo. Algo que de verdad me preocupa es el balance que puede verse afectado en el universo por causa de seres mínimos que buscan la satisfacción personal por delante de las tareas que tienen con su entorno. Yo me encontraba en el Purgatorio, nuestro hogar y humilde morada para todos los hijos que trabajan para nosotros y regulan el universo en su completa amplitud. Lugar que era lúgubre pero bello, poseía un toque que la tierra creada por Dios no tenía, el aire era muy puro e inclusive todo era lo mismo, los mismos edificios, las mismas casas, pero nadie las habitaba y creo que la soledad era un factor que se concentraba en todo lo que nos rodeaba. El castillo de nosotros cuatro era un sitio al cual solo yo y mis hermanos teníamos acceso, unas llaves especiales eran necesitadas y en mi caso era mi anillo de la muerte, un adorno en mi dedo índice al cual en el centro adornaba una gema de color gris casi bayo. Pero lo que les comentó anteriormente no va al caso, ahora yo me encuentro en mi carruaje de color oscuro, mejor dicho hay que plasmarse en la mente un carro de funeraria pero el primero de todos, impulsado por caballos de un color amarillento descoloro, y el que los impulsa es aquel que les habla en esta narración – No toques el aceito ni el vino – recordaba esa frase del libro del fin de los tiempos, me daba mucha gracia y era por el hecho de que mi hermana encargada de esa parte no le haría caso a un cordero infame y decadente llamándose el hijo de Dios.

Mi destino era la High Zone, en Fallen City. El único destino turístico para cualquier ser que deba ver las bellas y maravillosas costumbres de los humanos, digo, de lo que ellos dejaron. Los caballos volaron encima de todas las edificaciones y comenzaron a descender en el comienzo de un gran puente, justamente al pasar un bloqueo que había unos metras mas atrás – Sin bienvenida, sin festejo, sin nada para la muerte – dije con algo de sátira – siempre lo mismo – tome las riendas con mas fuerza y los animales tocaron ya el frio pavimento del puente, pero una presencia me hizo girar la vista de manera involuntaria y me lleve una gran sorpresa por lo que pasaban esos minutos de rodada – Estos deben ser tus terrenos de conquista – le dije al rubio que se encontraba en un sector del puente, me bajo del carro funerario y con un bastón comencé a caminar hacia él – después de todo, naciste vencedor y para vencer.. – termine mis palabras estando ya al frente de él y teniendo la sospecha de si me reconocería o no.



RESPECT THE NATURAL ORDER OR DIE

avatar
Death
Jinetes del Apocalipsis
Jinetes del Apocalipsis

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 30/11/2013
Localización : Purgatory

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 26, 2013 8:14 pm

Ultimamente todo es tan aburrido ya hasta a estas alturas nada merece ser digno de mi atención, bueno a decir verdad nunca lo fue, pero al menos antes podría entretenerme un poco mas, ahora todo esta tan.....desolado, no puedo causar todavia guerras entre los sobrevivientes que quedan por que si no se acabara mi diversion y vivire en la agonía, bueno...quizas Castliel me ayude a superar esa etapa pero que seria de mi sin mis juguetes preferidos....Ah de mi que cruel destino llevaria al no poder gozar de la sangre correr por las entrañas de los seres vivos que solo sirven para la basura.

No sabía nada de mis hermanos y me encontraba sola en el palacio de los jinetes, quien sabe donde estarían los demás, seguro disfrutando su inagotable trabajo o al menos eso haria Death ya que el nunca descansa, y ¿que diablos hará la Gran señora de las creaciones ahora?, debería de dar vida a nuevas especies y entes que a los cuales pueda manipular a mi antojo ¿Que no adoraba la vida? Pues yo sigo aquí esperando a que de luz a nuevos seres para que se destrozen entre si.

Iba dando un paseo por la plaza principal del palacio donde observaba las estatuas de los 4 en unión atacando sin compasión cuando algo dentro de mí me aviso que algo grande se avecinaba, no podía explicar esa sensación pero no debia dejarla pasar, busque a mis voluptuosos y majestuosos caballos  color rojo volcanico, paso delicademente mis manos con su esquisito guante color blanco por las crines del equino que se encontraba a mas corta distancia, este relincho mientras movia la cola y golpeteo el suelo tres veces levantando el polvo a sus patas, al mismo tiempo los otros 3 caballos que estaban en fila se levantaron sobre sus patas traseras relinchando y moviendo sus patas delanteras tomando la actitud de batalla, primero mi presentimiento y ahora esto....realmente algo ocurre, no se donde ni la manera de llegar pero mis fieles animales sabrian llegar, nunca me han decepcionado y no lo haran justo ahora que mas los necesito.

Al momento que relincharon en conjunto mis caballos vinieron a socorrerme dos ángeles caídos que se encontraban cerca de la zona haciendo su guardia rutinaria, entusiasmados y algo embobados por mi precensia me preguntaron si necesitaba algo y asentí, hablando suavemente pero con decisión y autoridad para que se percatarán que era una orden- Enlisten los caballos en mi carruaje ahora, tengo que salir -enseguida salieron corriendo los ángeles y yo me dispuse a esperarlos dando un paseo por el jardín hasta que escuche los golpeteos de las herraduras contra las baldosas y ahi estaban frente a mi los caballos y el carruaje color rojo escarlata como mis ojos y mis vestimentas con adornos negros en la orilla de las ventanas y la puerta, me entregaron mi espada y abrieron cortesmente la puerta mientras uno se colocaba en el suelo como escalinata para poder subirme al carruaje al mismo tiempo que quien habia abierto la puerta me daba la mano para ayudarme a subir como todo un caballero, esperaron a que me acomodase en los cojines dentro del carruaje para cerrar la puerta y enseguida comenzó a andar como si tuviera un jinete invisible frente al carruaje, fue un viaje mas rapido de lo que esperaba, no me asomé a la ventana por lo cual no supe a donde nos dirigiamos, pude sentir como aterrizaron los equinos suavemente por el asfalto, enseguida se abrió la puerta para dejarme salir y ahí estaba.....observe con detenimiento a mi alrededor y me encontraba en un puente, mas que en un puente en la tierra, lugar de un sin fin de caos que causé, pero me encontraba en el corazon de la civilización como se conocía ahora, en la Highzone, a no mucha distancia de mi se encontraban 2 hombres y enfoque mi visión en ellos, no eran 2 hombres cualesquiera y esperaba que me reconociesen pues yo no iria a buscarlos, pero me acerque lo suficiente para que me visualizaran-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 26, 2013 9:12 pm

Cada tarea realizada por la entidades mayores, tiene como consecuencia y resultado final mi propia intervencion; durante cientos, miles, millones de años yo me he encargado en todos los mundos de darles fin a todos aquellos seres que estan en sus ultimos momentos. La deuda que todo ser debe pagar, es de lo que yo me encargo de cobrar; es la tarea que mi Padre me encomendo y de la cual desempeño por siempre, soy parte del equilibrio; vida y muerte, balance integro y perpetuo. La historia de los hombres en el mundo terrenal siempre tiene como inesperado final un encuentro con mi persona; guerras, plagas, hambrunas; todos esos acontecimientos ligados entre si son representados por una entidad mayor; pero todas en su final terminan siendo objetivo de otra, aquella a la cual sirvo y soy su hija predilecta; aquella que fue planificada y que no solo fue un chasquillo de dedos en la infinidad de este caldo cosmico llamado creacion.

Desde hace mucho que me encuentro en la tierra, principalmente porque es aqui donde gran parte de mi tarea ha sido asignada; debido a la gran decadencia y la destruccion que sus mismas criaturas provocan sobre si mismas, sin medir ninguna consecuencia; practicamente estando destinada en una parte a tener que limpiar sus restos y estar siempre como observadora, esperando el momento preciso cuando una vida en extincion comience a llamarme para cortar su sufrimiento con mi guadaña y cumplir con mi cometido; aunque despues del apocalipsis, practicamente solo soy una observadora, dejando que todoas las otras criaturas que ahora merodean en los alrededores hagan de las suyas, pero siempre manteniendo esa fina hebra llamada equilibrio natural. En las alturas de uno de los edificios que llegan a rasgar el cielo de Fallen City es donde yo me encuentro; sobre una corniza, balanceando mis piernas sobre el vacio mientras mantengo la vista perdida en el horizonte. Se siente el soplido del viento sobre mi cuerpo; agitando mis alas mientras algunas plumas negras de ellas se desprenden y son llevadas por el mismo, indicandole a todas las criaturas que se encuentran bajo mis pues que el angel de la muerte se encuentra constantemente presente y que deben temer a su presencia ya que en cualquier momento pueden llegar a verlo a la cara.
En aquel momento fui perturbada por algo, 3 presencias que estan sobre este mundo; las cuales facilmente opacan a la mia; practicamente a su lado me siento infima, insignificante; pero se que una de ellas es la causante de mi creacion. En aquel momento me impulse y me deje caer de aquel lugar donde me encuentro sentada; practicamente de inmediato mis pequeñas alas se extendieron y aumentaron de tamaño a mas del doble de su largo original; emprendiendo el vuelo en direccion de donde senti dichas presencias. Me fui acercando hacia el puente, donde las presencias se hacian mas grandes; hasta visualizar a tres figuras que se encuentran presentes en el lugar, dos hombres y una mujer; reconociendo de quienes se tratan, aunque extrañandome el porque de su presencia en este mundo tan insignificante para ellos; el cual con su mera existencia mansilla su grandeza.
Descendi en el puente, a escasos metros de ellos; caminando lentamente y con delicadeza, como si fuera una dama de la alta aristocracia. Me detuve frente a ellos e hice una reverencia tomando mi prenda desde su parte baja, enfocandome en saludar primero a uno de los tres. - Padre...- Debo salir esa sola palabra de mis labios; saludando a uno de los tres grandes presentes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 26, 2013 10:10 pm

El puente de Brooklyn guarda tras de sí una extraña sensación de caos que apenas soy capaz de percibir, y debo admitir que difícilmente sería capaz de comprender. No me refiero precisamente al hecho que en cada una de sus fracciones se guardan las memorias de separación entre dos territorios completamente opuestos, que en susurros ha sido el centro del llamado de la destrucción o que tras su presunta cordialidad representa el sentido de las antípodas, sino el hecho trascendental que éste precisamente ha sido el escenario de todo aquello, como si el choque de ideologías, el choque de poderes, el amanecer y el anochecer de la vida sintiesen una irremediable atracción por este lugar. El puente de Brooklyn hace las veces de un nexo bastante particular, un nexo que ha ganado su título por excelencia y donde más que cómodo me siento de apreciar, de empaparme en su curiosa naturaleza.

Reconozco la presencia de todo ser en mi reino. Conozco los números de mi población, sus capacidades y sus pensamientos. Por eso evidencio cuando visitas presuntamente inesperadas se aventuran a caminar en los alrededores, sean estas agradables o todo lo contrario. Simplemente nadie puede escapar de mi tercer ojo, por el cual he sido bendecido bajo mi propia naturaleza.

Es por ello precisamente que al recibir la atención de mi agraciada compañía, no uno sino tres de ellos, no me resulta del todo sorprendente. El primero es el mayor de mis hermanos, Death, quien en su neutro carruaje se desliza dejando tras de sí la esencia melancólica del fin de la existencia. Posteriormente la primera de mis dos hermanas gemelas hace su arribo, War, tan agraciada, imponente pero a la vez femenina como es natural, con su porte con tintes narcisistas y su rostro siempre en alto, expectante a ser reconocida por su inclemencia. Finalmente en un tercer lugar me regocijo de la presencia del pequeño ángel de la muerte que gusta de rondar por los rincones de la ciudad expectante por el siguiente llamado del anochecer, quien día tras día ronda por la ciudad apropiándose de cada rincón, de cada avenida truncada. Al unísono embargan los tres con su presencia al escenario de nuestro encuentro, y por un momento en cierto tiempo, me siento nuevamente el anfitrión del apocalipsis. Gratos recuerdos que se me escapan con facilidad en este mundo monótono.

Por un momento bajo la vista al puente, sintiendo a mis espadas los tres pares de ojos que me dedican su mirada. Una sonrisa se escapa de mis labios, sintiendo principalmente esa atención que tanto me fascina recibir. Sin embargo aquella pausa silenciosa encuentra su quiebre ante mi incesante necesidad por recalcar mi protagonismo El orden de este mundo se encuentra pendiendo de un hilo ante la presencia de tres jinetes. Me sorprende bastante que con nosotros este puente ahora no se halla transformado en interlocutor de la miseria. Es, hasta cierto punto, una lástima Entonces finalmente me digno a mostrarles mi rostro triunfante a mis compañeros, dejando tras de mí la agraciada vista crepuscular, suspirando con algo de fuerza antes de continuarExtraño la presencia de su influencia en esta tierra. A pesar de que su poder no es el mío, soy codicioso de lo que nunca podré tener. No quiero demeritarles ni demostrarles algún tipo de envidia, sino más bien algo de admiración por el papel que juegan en el apocalipsis. De hecho, agradezco no contar con sus habilidades, puesto que si lo hiciese ya no habría nada del mundo para contar. No me trataré jamás del ser más paciente o prudente, y lo saben bastante bien Separo entonces mi cuerpo del borde del puente, acercándome con unos cuantos pasos a quienes me escuchanBienvenidos sean los tres a mi aposento, porque este mundo es mío por derecho. Mío gracias a la fragilidad de la mente de los terrenales, quienes con facilidad se dejan convencer del dulce y del veneno. Ahora que por un momento me he escapado de las garras enceguecidas de Belcebú, es más que pertinente darles una reverencia. Así que...bienvenidos seanMe arrodillo entonces en frente de ellos, bajando mi cabeza aún sin borrar la sonrisa de mis labios. Líder nato soy, no niego mi egocentrismo y mis vestigios de superioridad, pero tampoco niego la importancia de mis acompañantes en la realización de mis objetivos. Reconozco lo importantes que son esas piezas en este juego, y no temo entonces dedicarles aunque sea un pequeño tributo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Death el Dom Dic 29, 2013 6:57 pm

Una reunión de proporciones apocalípticas se daba en el puente de Brooklyn, en la ciudad de Fallen City. La muerte dejo sus ocupaciones para hacer una visita a la tierra, dejando el purgatorio hasta el momento en manos de sus hijos y los demás trabajadores. El jinete pálido sabia que era importante hacer un recorrido por un campo que estaría próximamente en plena guerra, y que podría romper el equilibrio del universo el choque entre dos fuerzas gigantescas como lo eran el reino del cielo y del infierno, pero solo le importaba el daño que podrían causar, mas no le interesaba si ambos reinos perecían o si alguno que otro humano perdía la vida, puesto que la muerte además de tener la facultad de matar, tiene el poder de revivir un cierto porcentaje de almas para poder balancear el cosmos. Death era un ser que solo le importaba su trabajo y nada mas que su trabajo, pero este día fue diferente, al parecer le tomo un cariño importante a la tierra, esas veces en donde no puedes dejar morir algo al azar o por razones idiotas como el Apocalipsis. Con su carruaje había descendido al reino terrenal, observando desde el aire la gran ciudad de Fallen City, dos fuerzas terrestres que si bien poca importancia tenían, estás decidirían el destino del curso de las cosas, ¿Tan importante son los humanos?, se pregunto Death para luego asentir a su mismo, porque así lo era, eran muy importantes a pesar de ser creaciones de esa niña odiosa como el llamaba él. Tan de importancia como los Grim Reapers, hijos de la muerte que se dedican al trabajo de la recolección de almas para luego llevarlas al Purgatorio y ser juzgadas por distintos jerarcas del lugar, ¿Ese era el final? No. No existe un final fijo para la vida, porque al ir a los cielos se convierte en un ángel, y luego en un guerrero que sigue luchando y luchando hasta morir y el proceso se repite nuevamente. Pero si ibas al infierno entonces eras torturado por miles de años para que alma se corrompiera y serías un demonio, para luego ir a la tierra, y luego morir y se repite el proceso nuevamente, pero había una diferencia, porque si el demonio hacia bien las cosas en la tierra y se resistía al ideal de ser un ente maligno, entonces en otra vida sería un humano para volver a comenzar, pero es obvio que estos procesos vienen acompañados de perdidas de memorias rutinarias.

Cuando bajo de su carruaje diviso a su hermano Victory, el jinete el cual era la clave esencial del balance, ¿Esto porque?, simple, porque su misión era provocar un Apocalipsis mas detallado, mas artístico que el que provocaría un arcángel caído o un demonio de alto nivel, porque estos seres son siempre desornados con cosas triviales, en cambio el jinete de blanco sabía muy bien hacer su trabajo, si no lo creen así pues habría que mirar Fallen City, ¿Dos divisiones?, fue obra completamente de él. Death dijo unas palabras y justo al momento llegaron dos invitadas más, una que era esperada y la otra, pues, fue querida por la muerte. La primera de ellas era War, es decir, la Guerra. Jinete de rojo que nació con una espada para quitar la paz de la tierra, ¿Difícil?, no, porque estos humanos son tan débiles que corromperlos es una tarea muy fácil. Otra invitada fue mi querida hija y primogénita, Azrael, fue la primera cosa que vi y que me diera gusto en este lugar – Hola Az – le respondí ante su saludo – Levántate Victory – dijo ante la reverencia del jinete de blanco – Tu eres un igual, nadie merece entre los cuatro arrodillarse ante ninguno – mencionó la muerte para terminar en ese momento de hablar.



RESPECT THE NATURAL ORDER OR DIE

avatar
Death
Jinetes del Apocalipsis
Jinetes del Apocalipsis

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 30/11/2013
Localización : Purgatory

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deliria [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.